Cómo Estimular tu Creatividad

Cómo Estimular tu Creatividad

Un Productor o Productora es una persona que crea. Si definimos la creatividad como la traducción de un pensamiento a una manifestación física (ondas de sonido, una pieza de software, diseño, etc.), Productor/a es simplemente una persona que traduce sonidos, colores y emociones que existen dentro de su propia mente a ondas sonoras que se reproducen a través de altavoces.

Por lo tanto, los parlantes son el instrumento y la producción son aquellas técnicas que convierten los pensamientos personales en energía sonora.

Para dominar el proceso de imaginar la música y luego transmitirla a través de amplificadores de sonido, el Productor o Productora necesita en primer lugar, creatividad para crear nuevas ideas convincentes y en segundo lugar, técnica y conocimiento para completar el proceso de producción y grabación.

En mis años como profesor, he hablado y escrito mucho sobre el aspecto técnico de la producción. En este post, quería compartir con vos un poco sobre la primera parte de este proceso: la creatividad de un artista y sobre algunas de las técnicas que me han ayudado a crear ideas y música en mis 20 años en la industria de la música.  Podés tomarlos o dejarlos, cada artista encuentra lo que le funciona, pero con suerte serán sugerencias útiles para tu propia experiencia creativa.

1. Crear diariamente:

Ser creativo es similar a trabajar. El uso diario de tu creatividad facilita la generación de ideas rápidamente. Si decides ingresar a una profesión creativa como ser productor o productora musical, generar nuevas ideas es tu trabajo. Tal y como si estuvieras en una oficina con un horario regular de 8am a 5pm, debés trabajar en tu creatividad todos los días idealmente. Sentate y dejá que las ideas fluyan.

Las personas más creativas con las que he tenido la oportunidad de trabajar son increíblemente prolíficas y no se quedan esperando a que la inspiración llegue. Trabajan cuidadosamente en su oficio y constantemente producen algo: música, arte, códigos, etc.

Hoy para ser un productor o productora musical, no es necesario viajar a un estudio para ir al trabajo. Ahora es tan fácil como usar una computadora portátil y un pequeño teclado para crear cosas increíbles. Aunque tengo la suerte de tener un espacio de producción las 24 horas, hago mucho de mi mejor trabajo entre las 9 y las 11 de la mañana en la mesa de mi cocina con un pequeño controlador midi.

Si dedicás 1 hora al día (o menos) a crear música con tu computadora portátil, después de un año, tu crecimiento será tremendo.

2. Aprender constantemente:

Una forma de nunca experimentar el bloqueo para componer es simplemente mantenerte estudiando algo. Podría ser a través de la lectura, la escucha y el análisis de música, o bien, en cursos en línea o una clase presencial. Personalmente, en este momento soy adicto a las clases de Masterclass.com. Veo algún material de 10 a 15 minutos al día, mientras tomo notas antes de comenzar una sesión de producción por la mañana. Aunque he tenido la suerte de haber trabajado en la música durante algunos años, todavía siento que mi conocimiento equivale a un par de galones del agua dentro del océano.

Honestamente puedo decir que durante años nunca me he sentido bloqueado creativamente. Si alguna vez me pregunto qué hacer, simplemente voy a mi biblioteca de itunes, analizo una producción que me gusta y las ideas comienzan a fluir. De hecho, mi problema es el opuesto, tengo demasiadas ideas para concretar, pero ese es un tema para otra publicación.

3. Llevar un cuaderno de notas:

Una cosa que he notado acerca de muchas personas creativas es que tienen un cuaderno de notas “de la vieja escuela” en todo momento. Yo también he hecho de un cuaderno la parte central en mi vida. Escribir en él es lo primero que hago en la mañanas y lo último que hago antes de irme a dormir. Mientras tanto, escribo todo tipo de pensamientos personales, notas sobre lo que voy aprendiendo, comentarios sobre la música en la que estoy trabajando e información que obtengo durante las sesiones de producción y grabación. Cuando me reúno con gente, lo saco para anotar cosas, especialmente si es algo que me interesó y veré más adelante. Nuevamente, como tu trabajo como productor o productora es traducir sonidos y visiones de tu mente al mundo físico, un cuaderno te ayudará a aclarar cuáles son esos sonidos y visiones.

4. Colaborar:

Hoy en día, los productores tienen la opción de realizar cada parte del proceso de producción en su computadora portátil: desde la creación inicial de la música hasta la masterización.

Personalmente siento que todo lo que he logrado y mucho de lo que he aprendido en mi carrera ha sido a través de colaboraciones con otros músicos, artistas, productores y DJs. Tal vez porque hasta la edad de 30 años era principalmente bajista y tuve que trabajar siempre con otros músicos, artistas y productores (no hay demasiados bajistas solistas por ahí).

Crear con otras personas es una de mis partes favoritas de trabajar en la música. Cuando tenía 23 años, me gradué en Harvard College, donde había pasado 4 años estudiando historia (de hecho, escribí mi tesis sobre la creación de la ley de inmigración de los Estados Unidos, que habría sido bastante relevante hoy). Ahí tuve que elegir entre continuar mis estudios de posgrado y convertirme en profesor de historia, o hacer lo que realmente quería hacer: mudarme a la ciudad de Nueva York para ser bajista. Una de las cosas que realmente me había desilusionado de la experiencia de escribir una tesis de historia era las horas que pasaba metido en una biblioteca. Aunque había encontrado algunas cosas interesantes, simplemente no podía imaginarme una vida en la que pasara tanto tiempo trabajando solo para producir un trabajo que, a menudo, otros académicos podrían desgarrar. Sabía, incluso entonces, que me encantaba colaborar para crear cosas nuevas.

Actualmente aunque intento pasar el tiempo a solas, prefiero trabajar en el estudio con otros DJs y artistas e incluso cuando produzco mi propia música, me gusta tener un asistente para compartir ideas. Del mismo modo, siempre prefiero tocar en vivo con otros músicos. Me inspira mucho la energía y las ideas de los demás. Además, he descubierto que trabajar con otras personas te hace mucho más serio acerca de terminar un trabajo. No podría recomendártelo más.

5. Experimentar el arte:

Una de las cosas que me puede sacar de la rutina creativa con bastante rapidez es simplemente salir del estudio e ir a ver un gran espectáculo o un DJ set. También me han inspirado películas, obras de teatro, libros y poesía.
Con internet, incluso si no estás en un centro de arte importante, tenés acceso a algunos de los mejores contenidos que los humanos han producido. Una cosa que me encanta hacer y que me da mucha inspiración es escuchar un productor cuyo trabajo admiro, como por ejemplo Quincy Jones o Nile Rodgers. Luego, creo una lista de reproducción de música producida por ellos y la escucho tratando de encontrar cuál es “el estilo” o “la firma” que estos productores dejaron en cada registro en el que trabajaron.

6. Viajar:

Finalmente, una de mis formas favoritas de recuperar mi equilibrio creativo es simplemente salir de la ciudad y pasar tiempo en otro lugar, idealmente con una cultura totalmente diferente. El hecho de experimentar los paisajes, los sonidos, la comida, la música y los idiomas de un nuevo lugar parece mover mis pensamientos en direcciones inesperadas y, a menudo, me ayuda a salir de la rutina.


Mirando hacia atrás, cuando empecé mi carrera hace 20 años, odiaba la ciudad de Nueva York. Comenzar en la ciudad es difícil, especialmente en la música en donde generalmente, cuando fallás (a veces de manera espectacular), es cuando encontrás tu camino. Después de un año en Nueva York, estaba profundamente deprimido y decidí tomar mis exámenes de derecho para regresar a la escuela de posgrado para un JD / PhD. Me había especializado en la historia de cómo se aprueban las leyes, así que pensé que tendría sentido. Además, así hubiera podido permanecer en la escuela por al menos 6 años más y escapar del mundo real.


El mes antes de hacer los exámenes para ingresar, recibí una de esas llamadas telefónicas que cambian tu vida: un amigo me dijo que participara con él en una audición para la orquesta del espectáculo de Broadway “Grease” que haría gira en Suramérica. Fui y conseguí el puesto. Durante 6 meses viví en Brasil y visité Buenos Aires. Me di cuenta de que no había nada cómo viajar, tocar música y conectarme con otros músicos, sin importar cuánto dinero ganará. Cuando regresé a los Estados Unidos, tenía una mentalidad completamente diferente: sabía mucho más sobre mi instrumento, la música brasileña y simplemente, sobre ser un músico. De repente, Nueva York se sintió como un lugar completamente nuevo y sorprendente.

Todavía trato de invertir por lo menos 4 o 5 meses en total fuera de la ciudad y acomodo mi vida para tratar de satisfacer esta necesidad creativa. Sé que esto probablemente no sea tan práctico para muchas personas, pero incluso una semana fuera de mi rutina puede abrir mi mente.

Estas son algunas cosas que me han funcionado. Cada artista tiene sus propias técnicas, pero mientras continués buscando formas de mejorar tu propia creatividad, encontrarás lo que mejor te funciona. Me siento muy afortunado de haber pasado una buena parte de mi vida viviendo como una persona creativa, y aunque como casi todos los artistas he tenido problemas personales y financieros, tener la suerte de despertarme y trabajar en un proyecto que considero, lo tomo como éxito.

Escrito por Dan Freeman (CØm1x) es un destacado artista, bajista, productor y experto en tecnologías de audio proveniente de Brooklyn, Nueva York. Es uno de los más distinguidos expertos a nivel mundial en integración de instrumentos acústicos y eléctricos a computadoras portátiles por medio de Ableton Live.

Originario de Boston, se graduó en la Universidad de Harvard y imparte clases en la facultad de la Clive Davis Institute of Recorded Music, en New York University (NYU) en donde diseñó parte del programa de estudios de producción de música electrónica.

En 2015 fundó Brooklyn Digital Conservatory que busca traer a los mejores maestros y artistas en producción de música electrónica a diferentes lugares y escuelas alrededor del mundo. Brooklyn Digital Conservatory ha organizado cursos y talleres en Chile, Costa Rica, Panamá, México, Colombia, Argentina, Italia, Nicaragua, y Guatemala.  

En 2017, Dan diseñó el Curso Certificado en Producción Musical en DJlab en Costa Rica donde imparte cursos y talleres dos veces al año.

Editado y traducido por Paola Sánchez Quirós, escritora y editora del blog de DJLab (San José, Costa Rica), estudiante de comunicación y estudiante de cursos de DJ Profesional y Producción Musical con Ableton Live en DJLab y Brooklyn Digital Conservatory.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *