Instrumentos Musicales del Futuro

Instrumentos Musicales del Futuro

Escrito por Dan Freeman en Inglés para el Brooklyn Digital Conservatory blog, traducido por Paola Sánchez para el DJLAB.

Hace un año, tuve el placer de trabajar con Rachel Z, gran pianista de jazz, en mi estudio en Gowanus, Brooklyn. Le mostré mi equipo para hacer conciertos en vivo de música electrónica (que en ese momento se veía así). Recuerdo que cuando  se lo mostré, me quejé de que como bajista no me gustaba tocar música electrónica mientras estaba de pie detrás de una mesa. Para mí, parte de la belleza de tocar el bajo es tener el instrumento contra mi cuerpo y estar constante comunicación con la mirada y la energía con los músicos y el público. Muchos instrumentos acústicos o eléctricos, como los bajos y las guitarras, tienen el beneficio de obligarte a pararte en el escenario de una manera que se abre te el pecho y te da una postura natural de “poder” (te recomiendo esta charla de TED para entender por qué las posturas de poder te hacen sentir tan bien). Por el contrario, agacharme sobre una computadora portátil se ha sentido como lo opuesto a una pose de poder: te cierra  el pecho y te obliga a mirar una pantalla, en vez de observar el público y los que te rodean. Para mí eso te rebaja a nivel físico a la hora de tocar en el escenario.

En ese momento, Rachel me sugirió que debería llevar el Ableton Push contra mi cuerpo y tocarlo como si fuera un bajo. Me pareció una genial idea. 

Poco después, me fui de tour a Costa Rica y a Colombia  y en mi tiempo libre, dibujé lo que sería mi “push-guitar”. Cuando regresé a Nueva York, sabía exactamente cómo lo iba a hacer. Primero, desarmé un bajo. Luego, fui a la tienda Home Depot, compré herramientas por $18 (un sargento y un poco de velcro) y Blinky nació. 

Con Blinky en San Jose, Costa Rica – Diciembre, 2018

Blinky consiste en un Ableton Push 2, un Korg nanoKONTROL 2,  un controlador Numark Orbit y un instrumento Keith McMillen con 12 controles MIDI para el pie. Uso el Ableton Push 2 para hacer la música, tocándolo como un teclado. El nanoKONTROL 2 lo uso para hacer efectos como filtros, silencios, cambio de sonidos y grabación de loops. El Orbit lo uso para filtrar los sonidos principales y para lanzar beats y clips. Finalmente, el pedal KMI lo uso para lanzar loops cuando mis manos están muy ocupadas. El pedal KMI también me permite reproducir tonos de bajo muy graves que cambian los acordes de voz que voy tocando en el Push.

En 1913, el italiano compositor futurista, Luigi Russolo, escribió en su brillante manifiesto el Arte de los Ruidos, que en el futuro la limitada paleta de sonidos de la orquesta,sería reemplazada por músicos y compositores que crearían música utilizando una “variedad infinita” de sonidos. Un siglo después, esta visión se ha vuelto realidad y la laptop – el instrumento más importante de nuestro tiempo – es un implemento de posibilidades sonoras ilimitadas. 

Luigi Russolo con uno de los primeros instrumentos electronicos

Sin embargo, todavía pienso que la laptop es una herramienta terrible para tocar, y que todavía nos encontramos en fase de experimentación con las interfaces, que nos permiten a los músicos aprovechar más la potencia digital de una computadora.  En el 2016, mientras trabajaba en NYU’s Clive Davis Institute y en Berklee College of Music, tuve una larga conversación con Roger Linn, tal vez uno de los diseñadores de instrumentos más innovadores de los últimos 50 años. Roger me dijo que estamos en una época oscura de instrumentos digitales de música, y que la mayoría de los controladores de una laptop eran simplemente basados en apretar botones o teclas de piano (que son en realidad botones también). Él me comentó que soñaba con instrumentos que pudieran reflejar la misma expresividad que los instrumentos acústicos, pero no solo en el sentido de intentar forzosamente imitar los sonidos de los instrumentos acústicos, sino en que los instrumentos digitales tomen nuevas formas en donde puedan realmente tocarse. El  Ableton’s Push es un intento de esto, así como los instrumentos de Roli, e inclusive el mismo instrumento que utiliza Linn, el Linnstrument.  

Roger Linn y su ‘Linnstrument’

No estoy sugiriendo que Blinky es la innovación que nos sacará de estas épocas oscuras. Blinky es solo mi intento de crear una interfaz digital para espectáculos que funcione para mí como bajista. Espero que pueda llevarlo más lejos que solo una mezcla de algunos controladores y probarme a mí mismo de que puedo crear una experiencia musical que es divertida tanto para mí como para mi público. De igual forma pienso que ahora los músicos tienen el poder de crear con la laptop instrumentos propios que calcen perfectamente con sus espectáculos. Espero que con suerte, los instrumentos del futuro sean tan ilimitados como los que tenemos actualmente para producir en el reino digital. Mi única esperanza para Blinky, mucho más allá de ser para mi diversión, es que pueda inspirar músicos a crear sus propias interfaces para hacer música y para sus espectáculos de música electrónica en vivo. 

Los instrumentos de Roli 

Una última cosa acerca de Blinky: los instrumentos digitales tienen mucho que ver tanto con el software como con el hardware. De las horas que he pasado aprendiendo estos instrumentos, probablemente el 75% se lo he dedicado a programar en la computadora para que el hardware responda de la manera que yo quiero y así evitar estar mirando la laptop mientras toco. Nada de esto sería posible sin Ableton Live claro, pero también sin el lenguaje de programación ClyphX Pro. Es ClyphX Pr es el que me permite personalizar los controles de Blinky y volverlo en un increíble instrumento. Para conocer más de ClyphX Pr, te recomiendo mirar este video que hice el año pasado o leer algunos puntos básicos acá (Solo una nota: esto se hizo antes del lanzamiento de ClyphX Pro cuando aún era un programa gratuito).

Este video fue grabado en vivo el 14 de Junio del 2019 en King Killer Studios, Gowanus, Brooklyn, NYC. Está completamente construido a partir de loops creados en el momento, con la excepción de un ‘Amen break beat’ que activé en ciertos puntos de la canción. La canción es llamada “Prelude 4” y será la primer canción de mi próximo álbum “Red Hook Sun”, que será lanzado al final de este verano. “Red Hook Sun” tendrá 5 canciones compuestas con Blinky. El video presenta en la batería al productor y músico nicaragüense Alejandro Vega. Ale también mezcló la versión en vivo de esta canción. Fue grabada por  Ian Elkind en King Killer Studios y fue grabada y editada por Edgardo Parada de Shake Up Productions. Bob Power masterizó el audio. 

Para conocer más de Blinky y de presentaciones en vivo con laptops, mirá esta entrevista que hice recientemente con Max Wild, el director de 343 Labs

¡Espero que lo disfrutes!

Escrito por Dan Freeman (CØm1x) es bajista, productor, experto en tecnología de la música y Director de Brooklyn Digital Conservatory basado en NYC. Actualmente, trabajar en el Clive Davis Institute of Recorded Music NYU y en The Juilliard School.

Dan Freeman es el diseñador e instructor a cargo del programa del Curso Certificado de Producción Musical con Ableton de DJLab y Brooklyn Digital Conservatory.

Traducción y edición por Paola Sánchez Quirós, escritora y editora del blog de DJLab (San José, Costa Rica), estudiante de comunicación y estudiante de cursos de DJ Profesional y Producción Musical con Ableton Live en DJLab y Brooklyn Digital Conservatory.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *