¡Hacé mala música! Algunos trucos para terminar tus canciones

¡Hacé mala música! Algunos trucos para terminar tus canciones

En mi visita más reciente a Costa Rica, conversé con nuestros estudiantes de DJLAB sobre la importancia de terminar las canciones que estamos produciendo, y pensé que es un tema que definitivamente me gustaría desarrollar más. Terminar una obra de arte es uno de los mayores desafíos de crear y es algo con lo que toda persona creativa ha tenido en luchar en algún momento de su vida. 

Por suerte, existen recursos asombrosos que nos pueden ayudar a lidiar con los bloques creativos y las inseguridades sobre cómo acabar las producciones artísticas. Uno de mis favoritos es el increíble libro de Dennis DeSantis: Haciendo Música: 74 estrategias creativas para productores de música electrónica. 

Por acá te cuento cuales son mis pensamientos sobre este tema, luego de 20 años de estar trabajandolo a pura prueba y error (principalmente error):

  1.       Comenzá pensando en cómo será el final.

Una de las lecciones más importantes que he aprendido con respecto a la finalización de cualquier proyecto creativo es comenzar con una visión clara de cuál será el final. Para esto, un cuaderno y un lapicero pueden ser tu mejor aliado. Por ejemplo, si vas a crear un live set, imagina antes cómo querés que se vea y suene a la hora de ser interpretado. Si vas a crear un disco, te recomiendo escribir los títulos e incluso pensar en algún arte gráfico que refleje el estado de ánimo y el color de ese disco. Si vas a hacer una canción, una excelente manera de comenzar es tomando una producción que te guste y analizar su estructura, arreglo, ritmo, acorde, melodía, sonidos más todo lo que esté a tu alcance. Luego, podes tomar esa canción y colocarla en la vista de Arrangement de Ableton .  Podés marcar todas las secciones de esa canción que te gusta,para que te sirva de guía la hora de formar la estructura de tu canción. 

 2. Siempre terminá cada sesión de trabajo en la vista de Arrangement de Ableton.

Cuando estés sentado explorando ideas o composiciones, siempre terminá tu sesión de trabajo en la vista de Arrangement y guardalo en un archivo de audio. La vista de Session de Ableton es una maravillosa herramienta para crear, pero no está destinada a terminar la música. Debes utilizar la sección de Arrangement para escuchar y seguir desarrollando la pieza que creaste por última vez. En vez de trabajar con un montón de ideas guardadas en clips que no tienen principio ni fin.

3. Es más importante terminar, que hacer cualquier cosa “buena”

Aquí hay un punto muy importante: el trabajo de un productor es “producir” o terminar la música. La única forma en que podés llegar a ser productor es completando canciones. Así de simple. El proceso de obligarte a terminar canciones, sin importar si son buenas o malas, te enseñará mucho. 

Muchos de nosotros sufrimos bloqueos creativos provocados por la forma en que fuimos criados. Cuando éramos niños, creamos lo que fuera de manera libre y feliz, sin preocuparnos en si lo que hacíamos era “bueno”. A medida que fuimos creciendo, nuestros padres, maestros, amigos nos dijeron equivocadamente, de forma explícita o implícita, que teníamos que crear cosas que fueran buenas.  Así, llegamos a creer que ciertas personas eran genios que nacieron con  algúntalento natural, por lo tanto no debíamos competir con ellas. Lamentablemente, muchas personas se quedan atrapadas en un círculo similar: no completan la música porque temen no lograr hacer nada “bueno”, y terminan sin desarrollar su talento, por no completar su música.

Si te encontras en ese ciclo, rómpelo en este momento. En mis años como músico / artista, he tenido el privilegio de trabajar con algunos productores y artistas increíbles, casi todos los que han tenido una carrera exitosa, lo hicieron principalmente porque de alguna manera pudieron romper este patrón de pensamiento. Crearon piezas una y otra vez, hasta que desarrollaron las habilidades técnicas para expresar sus verdaderas ideas.

4. La música “mala” es necesaria para llegar a crear música buena. 

Otra forma de salir de un bloque creativo es enfrentar la música “mala” que creaste. Al final, ¿qué es lo peor que te puede pasar si terminás una mala pista? Supongo que incluso si llegas a crear la composición más horrible de tu vida, el sol saldrá a la mañana siguiente: tus padres, hijos, familia, novia / novio / esposa, y perro aún te amarán. Básicamente, las consecuencias serán mínimas. Producir música no es como volar un avión o hacer una cirugía: nadie se va a morir por tu música “mala”.

Acepta y aprovecha la producción de música “mala”, y ámala, porque te da muchos regalos. En primer lugar, aumentará tu nivel de habilidad, incluso si el resultado no es el que esperabas. En segundo lugar, tendrás un catálogo de música. En el futuro, puede que al escuchar algo de tu música “mala” te surjan nuevas ideas o te terminen gustando. Hace años, tomé pistas inéditas y grabé películas corporativas con ellas. Las producciones “malas” en realidad me hicieron ganar más dinero que muchas de mis favoritas.

5. Acepta que no a todos les va a gustar tu música y ama el hecho de que no lo hagan. 

Una de las cosas que sufrimos como artistas es el temor de que a la gente no le guste nuestra música. Acepta este hecho: no importa cuán brillante sea tu música, a alguien no le va a gustar, y está bien, las personas son diferentes y tienen gustos diferentes.

A menudo es preferible que a muchas personas no les guste tu música: cualquier cosa que sea poderosa, nueva y original, generalmente se ve como una amenaza para muchos. Es por eso que los principales géneros que surgieron en el siglo XX: jazz, rock, disco, música electrónica, hip hop, fueron controvertidos y odiados por muchas personas cuando empezaron. Como artista, en algunos aspectos estás creando únicamente para vos mismo, y siempre debes seguir tus profundos instintos musicales, en lugar de hacer música únicamente con la esperanza de que a otras personas les guste. Lo que sí es importante es crear una buena impresión en las personas por tus habilidades técnicas en la música, las cuales si están bajo tu propio control. Si a la gente no le gusta el contenido o la emoción de tu música, ese es su problema, pero la ejecución técnica de la música, por el contrario, si es problema tuyo.  Si tu voz no está afinada debido a tu falta de entrenamiento vocal, es tu responsabilidad ensayar y empeñarte para que salga bien. Ahora bien, si decidís cantar desafinado por elección e identificación artística, eso es otra cosa y es perfectamente legítimo, ya que lo haces por intención artística. 

Otro aspecto importante, es que que podes tornar a tu favor el hecho de que no a todas las personas les guste tu música y mejorar tus habilidades. Por eso es tan importante compartir tu trabajo con los demás siempre. Por ejemplo, si producis música con el propósito de hacer que la gente baile en clubes, entonces depende de vos y tu música lograrlo. Si tocas tus pistas en el club con este propósito y nadie se mueve o se aburren, entonces todavía tenés que trabajar más para lograr ese objetivo.

Por otro lado, en mi experiencia, te recomiendo que nunca prestes mucha atención a lo que te dicen sobre tu música. Casi todos te dirán que les gusta tu canción o tu show en vivo, a menos que sean amigos o colegas de confianza brutalmente honestos para decirte lo contrario. Por lo tanto, los cumplidos son en su mayoría inútiles, porque no sabes con exactitud cuando son verdaderos. Al contrario y como mencioné, cuando muestres tu música a otras personas, no te preocupes de lo que te dirán, simplemente observarlas. Verás en sus caras y lenguaje corporal si les gusta. Por ejemplo, si tocás en vivo, observá a tu audiencia y sentí su energía. Si es música de baile, ¿están bailando? Si tenés tu propio escenario, ¿se conectan contigo y a menudo filman videos de tu set para compartir o se ven desconectados, aburridos y en sus teléfonos en lugar de mirar el escenario? Usa todo esto para evaluarte vos mismo, y muy importante, no te lo tomés personalmente.

6. La perfección es el enemigo del arte. 

En mi experiencia, he descubierto que ningún artista, aún por grandioso que sea, está completamente satisfecho con su trabajo. Mi mentor, el maravilloso Bob Power, es un legendario ingeniero ganador de un Grammy, que ayudó a formar el hip hop y el neo-soul de los 90. El disco “Low End Theory” de Tribe Called Quest se considera uno de los mejores discos de hip hop de la historia. Sus paredes están cubiertas con discos de platino y es considerado uno de los mejores productores / ingenieros de su generación. 

Sin embargo, una vez estaba escuchando el álbum “Peace Beyond Passion” de Meshell Ndegeocello y luego le dije a Bob que para mis oídos era uno de los álbumes mejor mezclados de la historia. Él me respondió que ya no podía escucharlo más. Me di cuenta de que mientras yo escuchaba perfección, él escuchaba las cosas que podría haber hecho mejor. Había hecho lo mejor que pudo en ese momento, pero para él nunca sería perfecto.

Me ha llevado años darme cuenta de que buscar la “perfección” destruye el arte porque buscarlo a menudo significa que nunca lograrás completar el trabajo, o bien, destruirás la idea original. La idea es hacer lo mejor que se pueda y llegar al punto en que sea “suficientemente bueno”. Luego dejalo e inmediatamente continua haciendo otra cosa. Hacé tu mejor esfuerzo, pero no te extedas. Es muy importante limitar tu tiempo trabajando en cualquier canción. Me han dicho que 20 horas es el máximo que debés poner de trabajo en una pista, y eso me parece correcto. Ir más allá de eso, es probablemente empezar a destruirlo. Simplemente termina y continúa tu viaje artístico. También encontrarás que muchas de las “imperfecciones” que te molestan no son notadas por nadie más que vos mismo. 

DJLab Intro a Producción

7. Observá la naturaleza e inspirate.

Mi punto final es que la creatividad nos rodea por todos lados. Es parte del orden natural de las cosas, en el que todos los seres vivos y no vivos, constantemente se unen en nuevas formas, para luego romperse y recrearse en algo nuevo. La naturaleza es el artista supremo, y nosotros solo somos sus pequeños imitadores.

Mirá las formas en que la naturaleza crea: lo ha estado haciendo desde el principio de los tiempos y, tal vez, lo hará para siempre. En el mundo natural, los árboles producen millones de semillas y solo unos pocos se elevan para convertirse en un árbol nuevo completamente desarrollado. Los animales siguen la misma ley natural. Como humanos, el momento de la concepción comenzó con millones de espermatozoides, o diferentes ideas genéticas, para que uno pueda ser una nueva creación exitosa.

Como artistas, tenemos que crear y lanzar constantemente para poder avanzar hacia el lugar donde nuestra música es lo mejor que podemos dar técnica, intelectual, emocional y espiritualmente.

Escrito por Dan Freeman (CØm1x) es un destacado artista, bajista, productor y experto en tecnologías de audio proveniente de Brooklyn, Nueva York. Es uno de los más distinguidos expertos a nivel mundial en integración de instrumentos acústicos y eléctricos a computadoras portátiles por medio de Ableton Live.

Originario de Boston, se graduó en la Universidad de Harvard y imparte clases en la facultad de la Clive Davis Institute of Recorded Music, en New York University (NYU) en donde diseñó parte del programa de estudios de producción de música electrónica y The Juilliard School.  

En 2015 fundó Brooklyn Digital Conservatory que busca traer a los mejores maestros y artistas en producción de música electrónica a diferentes lugares y escuelas alrededor del mundo. Brooklyn Digital Conservatory ha organizado cursos y talleres en Chile, Costa Rica, Panamá, México, Colombia, Argentina, Italia, Nicaragua, y Guatemala.  

En 2017, Dan diseñó el Curso Certificado en Producción Musical en DJlab en Costa Rica donde imparte cursos y talleres dos veces al año.

Traducido por Paola Sánchez Quirós, escritora y editora del blog de DJLab (San José, Costa Rica), estudiante de comunicación y estudiante de cursos de DJ Profesional y Producción Musical con Ableton Live en DJLab y Brooklyn Digital Conservatory.

Editado y traducido por Paola Sánchez Quirós, escritora y editora del blog de DJLab (San José, Costa Rica), estudiante de comunicación y estudiante de cursos de DJ Profesional y Producción Musical con Ableton Live en DJLab y Brooklyn Digital Conservatory.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *